20161102_121847

“Como voluntarios del ámbito sanitario tenemos que luchar contra la estigmatización cada día.”


¡Rose ha sido voluntaria de Home Base Care (HBC) desde 1998, casi veinte años! Ella es responsable de 35 pacientes, a quienes  visita regularmente. Hemos tenido el placer de hacerle una entrevista, en la que nos dio una idea de cómo funciona el programa de HBC.

HBC volunteer Rose

Rose

Antecedentes: El programa de HBC es un programa administrado por el gobierno donde voluntarios como Rose visitan pacientes que están demasiado enfermos para ir a la clínica o que padecen enfermedades crónicas que reducen su movilidad.

Este programa del gobierno no cuenta con los fondos suficientes y por esto, TATU Project intenta apoyar a los voluntarios proporcionándoles algunos cursos. Estamos estudiando la posibilidad de proporcionar más apoyo financiero y técnico a los HBC.

¿Por qué el programa HBC es importante para la comunidad?

Rose: Es importante porque puede ayudar a la gente antes de ir al hospital, hecho muy costoso, por lo que es de gran ayuda que la gente puede hablar primero con un voluntario de HBC. Tenemos la capacidad de abordar enfermedades  o inconvenientes pequeños y tenemos algunos medicamentos que distribuimos de forma gratuita. Aunque la mayor parte del tiempo aunque tenemos que enviar a las personas al hospital.

El aspecto más importante de la HBC es el aspecto psicológico. Hablar con la gente, demostrar interés y dar consejos ya es de gran importancia y una gran ayuda para nuestros pacientes.

Además, la HBC tiene un papel importante en la educación de la comunidad. Con esto me refiero a luchar contra la estigmatización. Principalmente porque todavía hay un gran tabú sobre el VIH / SIDA en la comunidad. Estamos luchando contra ese tabú todos los días.

¿Cómo luchas contra esa estigmatización?

Rose: Por ejemplo, durante mucho tiempo, cuidé de una chica que era seropositivo. La llevé a mi casa, porque ya no era bienvenida en su comunidad debido a la enfermedad. A través de los medicamentos antirretrovirales y el cuidado personal, la enfermedad está ahora más o menos contenida. Esto ayudó a convencer a su familia de que no hay brujería involucrada y ahora esta chica está viviendo de nuevo con su familia. Luchamos contra la estigmatización explicando por qué una persona está enferma y la contribución de la ciencia, pero a menudo es difícil.

¿Cómo te sientes personalmente con tu trabajo como voluntaria de HBC?

Rose: Creo que estoy hablando por todo el equipo de voluntarios de HBC cuando digo que amamos el trabajo que hacemos. Todos lo hacemos en nuestro tiempo libre, junto a nuestras otras ocupaciones. Es difícil debido a la falta de apoyo, pero amamos lo que hacemos porque sentimos que es muy importante y esto se demuestra cuando vamos a visitar a nuestros pacientes.

La gente sabe que puede contar con el HBC, por lo que estamos disponibles día y noche. La gente nos llama cuando necesitan ayuda.

¿Cuáles son los principales desafíos para HBC?

Rose: Nos enfrentamos a muchos desafíos, el transporte es un gran gasto, y a veces, visitamos a pacientes que no tienen comida, así que tenemos que cocinar para ellos. También el caminar bajo el sol o el hecho de que tengamos que usar nuestra propia ropa, ya que, no se nos proporcionan uniformes, son algunos de los factores que hacen que el trabajo como voluntario de HBC sea duro.

Uno de los mayores retos que enfrentamos en la comunidad es el hecho de que nosotros como voluntarios de HBC tenemos que luchar contra las creencias arraigadas en la población sobre brujería. A menudo, las personas son reacias a confiar en la ciencia y tenemos dificultades para convencer a los pacientes de la falta de pruebas científicas sobre brujería. Es frustrante ver familias que no quieren aceptar consejo o tratamiento para un familiar que está enfermo porque ponen su fe en la forma local de tratamiento. A veces nosotros como HBC somos como representantes. Tenemos que promover la sanidad moderna.

Rose continúa: Además, la pobreza general hace que sea un trabajo duro. Por ejemplo, si eres una persona con discapacidad puedes tener una silla de ruedas del gobierno, pero tendrás que pagar 50.000 chelines (aprox. 22 euros) para tener la silla de ruedas. Esto es mucho dinero para alguien en Msitu wa Tembo, por lo que las personas con discapacidad simplemente no tienen una silla de ruedas. O el hecho de que los pacientes esperan recibir alimentos de la HBC, sólo porque no tienen otra opción.

Las personas con problemas mentales son otro gran desafío. Hay medicinas que demuestran que funcionan, pero la posibilidad de su continuidad a lo largo del tiempo no se asegura, así que es mejor no comenzar un tratamiento. Hay ejemplos pasados de pacientes que mejoraron durante tres meses pero después los medicamentos se acabaron porque eran demasiado costosos y los pacientes presentaban nuevamente en un estado mental inestable.

HBC volunteer Herman and AFYA Project Manager Samuel on their way to visit patients

Después de esta entrevista con el reportero de TATU, se unió a la reunión el Gerente del Proyecto de Salud Samuel y el voluntario Herman de HBC. Visitamos a diez pacientes de los cuales medimos su presión arterial. El sol ardía, era increíblemente caliente. Esta modesta colaboración nos dio una idea del increíble trabajo de los voluntarios de HBC.

Merecen mucho respeto, trabajando en estas circunstancias, voluntariamente, para cuidar de su comunidad.

 

 

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+