maasai women Tanzania

Casi todas las mujeres del proyecto de joyería Maasai (Masaa Jewellery) pagan los gastos escolares con el dinero que ganan.


Hace unas semanas, el grupo de mujeres del proyecto Masaa Jewelry nos explicaron lo que hacen con las ganancias de las joyas que venden y quisieron mostrarnos su agradecimiento. Para ello, invitaron a los empleados de TATU Project: Sarah, Daniela, Laia y Laura a hacerles una visita; os compartimos la experiencia. Disfrútalo.

Karibu no es sólo una palabra, es una forma de vida.

maasai_group_foodEsta visita tuvo bastante importancia ya que la cultura Maasai es considerada una comunidad cerrada, y aunque las mujeres son muy alegres, amables y se ríen mucho, en temas más serios o íntimos tienden a ser más reservadas. Estuvieron preparando la visita durante semanas y como ves, todas fuimos bienvenidas.


Conseguir que las personas se sientan bienvenidas y acogidas es importante en Tanzania y nuestra visita demostró una vez más que la palabra “karibu” (bienvenido en swahili) es – a pesar de que se utiliza literalmente todo el tiempo – no una palabra sin sentido, sino todo lo contrario.

Nos prepararon la mejor comida, ¡incluido huevos cocidos! Y pensaréis… ¿Por qué mencionar los huevos? Pues es tan simple como que culturalmente los Maasais nunca comen huevos y ellos los hicieron especialmente para nosotros. Fue un momento muy gracioso porque sentían curiosidad acerca de los huevos, por ejemplo, el por qué en el interior es de color amarillo.

Los Maasais viven bastante lejos, a unos 45 minutos a pie del centro de Msitu wa Tembo y en general, todas las casas están muy dispersas con el fin de tener espacio para su ganado.
Nos desplazamos en coche, y fue un paseo para recordar.
Todas entramos en el coche (13 mujeres) y el ambiente fue genial, empezaron a cantar y nos reímos mucho, era como un viaje entre amigos.

Viendo el canal Maasai juntas

Cuando llegamos, las mujeres estaban muy orgullosas de enseñarnos sus casas y mostrarnos lo que hicieron con las ganancias que recibieron de las ventas de la joyería Masaa (Masaa Jewellery). El resultado nos sorprendió positivamente.

Ellos invirtieron en el ganado (pollos, cabras y otros animales); utilizan estos animales para la reproducción o para su venta.
Además, hicieron mejoras a sus casas, por ejemplo: un nuevo techo; otro miembro del grupo compró un buen colchón para dormir, e incluso una de las mujeres fue capaz de construir toda su casa con estos beneficios.
También nos sorprendió gratamente la inversión de una de las mujeres que brillaba de orgullo al mostrarnos su panel solar y su televisión.
Ella nos encendió la televisión y vimos todos juntos el “canal Maasai”, que en ese momento estaban retransmitiendo un programa en el que salían unos Maasais bailando y cantando.

Es importante dar relevancia a que las mujeres invierten estas ganancias del programa Masaa para pagar los gastos escolares de sus hijos.
Algunos, incluso envían a sus hijos a un internado para asegurarse de que reciben una educación adecuada.

Casi todas las mujeres del proyecto de joyería Maasai (Masaa Jewellery) pagan los gastos escolares con el dinero que ganan.

En privado, una de las mujeres le confió a la cofundadora de TATU Project, Daniela, que: “un día, mi marido llegó a casa y me dijo que no había suficiente dinero para pagar el precio de las clases para mi hija.”Esta madre Maasai orgullosa le contestó a su marido: “no es un problema, si tu no tiene suficiente dinero para su matrícula, ¡lo voy a pagar yo con el dinero que gane!” …

#womenempowerment

Durante la reunión de las mujeres en Londoto.

La visita continuó casa por casa, y más mujeres compartieron sus historias ( desde anécdotas graciosas a situaciones serias). Otra historia muy significativa fue la de una de las mujeres que nos comentó que recientemente compró ropa interior, y… ¡que era la primera vez en su vida que la llevaba! Ella fue capaz de comprar esto con los beneficios de las joyas Maasai.

Después de esta confesión divertida, la conversación derivó a una situación emocional de alegría cuando nos dijo que ella también había podido ser capaz de enviar a uno de sus hijos a un internado y que actualmente ella tiene el alquiler de 2 áreas de tierra para cultivar sus alimentos para su venta. Con orgullo, nos enunció que era decisión suya invertir en esta tierra y no en la de su marido.

Fue decisión suya invertir en esta tierra y no en la de su marido

Part of the bigger community

Todas las mujeres nos dijeron que a través del proyecto Masaa se sienten parte de un gran grupo en el que todos trabajan juntos.
El grupo grande de mujeres de Kazi na Sala (de los cuales el grupo Maasa forma parte) les ayuda a cohesionarse e integrarse en la comunidad de Msitu wa Tembo con mayor facilidad. Todas las mujeres maasais del grupo aparentemente posponer sus compras hasta que tienen su reunión semanal al lado de la tienda al por mayor de Kazi na Sala (Duka na Sala project), para hacer sus compras con el fin de mostrar su apoyo para el grupo de mujeres.

maasai_meeting_tatu_project

La venta de joyería Masaa también les a proporcionado una especie de ventana al mundo.
Les encanta ver fotografías de sus clientes de todo el mundo y hacen preguntas acerca de ellos, como de dónde vienen o cómo viven. Recientemente Laura (la actual voluntaria de Masaa) tuvo que explicarles acerca de Indonesia, porque ella les mostró una foto de un cliente de Indonesia mostrando su joyería de Masaa.
¡Están muy orgullosas con su trabajo y son muy curiosas en conocer otras culturas!

Gracias a todos por la lectura e interés, para nosotros fue un gran día y una visita muy interesante.
Confiamos en haberte aproximado a la realidad y el conocimiento de la vida de estas increíbles mujeres.

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+