IMG_2699

Simone junto a las mujeres de Kazi na Sala


He dejado Moshi, Tanzania, donde he estado cinco meses como voluntario con TATU Project. Llegué en agosto de 2015, casi huyendo de mi lugar, entusiasmado por conocer mis nuevos amigos africanos e internacionales. Dejé atrás mi antiguo país, bastante seguro de que no encontraría nada diferente algunos meses después, mi madre rechazándome en el aeropuerto, mis amigos hasta el último momento preguntándome “Dónde es que te vas? Zaire?”.

Dejé atrás el estilo de vida italiano habitual para introducirme en una nueva aventura, una experiencia desafiante.

Durante cinco meses fui parte de un grupo encantador. TATU Project trabaja en Msitu wa Tembo junto a un grupo de mujeres llamado Kazi na Sala. Tienen distintos proyectos en el pequeño pueblo, desde alquiler de bicicletas a producción de joyería, y muchos más, todos ellos con el objetivo de aumentar la capacitación de la mujer en esta área, empoderamiento.

Desafortunadamente, a las mujeres en Tanzania, como en otro países, aún se las considera inferiores a los hombres, a veces menospreciadas por los que se supone que deben cuidar de ellas. Es doloroso ver como los problemas sociales, económicos y culturales son tan difíciles de erradicar. El proceso es lento, el camino largo, resbaladizo: no hay una manera fácil de alcanzar la libertad y el desarrollo.

IMG_2720Cada vez que iba al pueblo, viajando en atestados y claustrofóbicos autobuses o sobre la arena que transporta algún camión desvencijado, aprendí muchas cosas de la vida local, algunas palabras en Swahili, bonita lengua que desafortunadamente no tuve tiempo de practicar y mejorar, y más que nada aprecié la cortesía y cariño de la gente, su manera de darme la bienvenida y hacerme sentir como en casa. Puede que suene patético e incluso algo naive, pero la considero la mejor lección, especialmente hoy, cuando en nuestro “Mundo occidental” muchos de nosotros tenemos miedo de los extranjeros.

Todo parece tan gris y descolorido aquí en Italia; gigantescos rascacielos significan nada comparado con las casas de madera y barro hechas en Msitu wa Tembo; el autobús enorme y la velocidad del tren me hacen ganar tiempo pero no me dan compañía mientras viajo. Aún no estoy seguro si este es mi país, lo que ahora sí se es que una sonrisa es suficiente para hacerte sentir en casa.

Proyectos Women Empowerment

 

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+