Maasai women

Experiencia con los maasais


En este artículo, Lesley, una mujer que estuvo un par de meses aquí con nosotros, nos cuenta su experiencia con los masaais, ¡Lee y descubre como viven!

He estado aquí en Moshi, Tanzania, desde mediados de diciembre para trabajar como voluntaria en  TATU Project. El proyecto está ayudando a la Comunidad de Msitu wa Tembo, donde, entre otros proyectos, hay un grupo de aproximadamente 100 mujeres procedentes de diferentes tribus de la zona. Mi trabajo es ayudar a las mujeres maasai a arreglar y vender sus joyas hechas a mano. Mi encuentro con las mujeres masaai ha sido increíble. Son muy amables, y transmiten mucha calidez y bienestar. Tenemos reuniones en el pueblo una o dos veces por semana, ellas vienen caminando (tardan entre 1-2 horas) con sus artesanías. Lo que más me llamó la atención es su alegría de vivir.

Los maasai son nómadas, tienen su pueblo como punto de referencia básico; los hombres, envueltos en sus coloridos collares y telas, y llevando sandalias de goma hechas con neumáticos, van con su ganado a pastar. Mientras, las mujeres, que llevan trajes tradicionales y están adornadas con su hermosa joyería hecha a mano (aros, collares, brazaletes y pulseras), se quedan en casa. Se hacen un agujero enorme en el lóbulo de la oreja y dos o tres de más pequeños en la parte superior de la misma.

Maasai women

Ellas son las que se encargan de todas las responsabilidades del hogar y de mantener la estructura familiar. Educan a sus hijos, ordeñan las vacas, distribuyen la leche, van en busca de leña y agua, hacen la comida, y hacen y venden sus joyas y artesanías para traer dinero extra para la familia y asegurarse de que ésta se alimenta bien.

Por lo general, inspirados por las leonas y sus cachorros, mantienen sus cabezas rapadas. El león es un símbolo importante para los maasai. Un mito cuenta que para que los niños se conviertan en adultos, tienen que ir solos durante 2 meses al bosque y matar a un león, lo cual simboliza su fuerza y ​​coraje; hoy en día se les deja que vayan por su cuenta durante un año.

Por lo general, en las bodas los padres eligen la primera esposa de los hijos y su hermana les construye la cabaña (hecha de barro y boñigas de vaca). Los maasai son polígamos, por lo que luego se convierte en el deber de su primera esposa el construir la cabaña para la segunda esposa y así sucesivamente. Las cabañas terminan formando un “ boma ” que rodea el espacio donde está el ganado. Se sabe el número de esposas de un Maasai por la cantidad de pulseras que lleva puestas alrededor de sus tobillos, sus mujeres llevan la misma cantidad de tobilleras.

Se alimentan de plantas silvestres y utilizan su conocimiento de ellas para hacer medicina y mejorar su nutrición, la cual complementan con leche y sangre del ganado. Su alimento principal es la carne (vaca, cabra y pollo), las pieles las utilizan como mantas para dormir en sus cabañas.

Los Maasai son muy creyentes y oran habitualmente por su familia, los alimentos que comen, sus animales, y para los extranjeros que se encuentran en el camino.

Su cultura es serena y está en total armonía con su entorno, quizás podríamos inspirarnos en ella para equilibrar nuestro estilo occidental de vida frenético.

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+