tanik

El grupo se convirtió en un lugar seguro para las mujeres, algo que WE Grow ayudó a conseguir.


Tanik Joshipura tiene 25 años y trabajó con TATU Project un año y medio hasta noviembre de 2015. Dejó TATU para proseguir sus estudios de Economía del Desarrollo en la Universidad Estatal de Kansas (EE UU). Este verano, Tanik regresó a Moshi para visitar a su familia. Tanik nació en la India y se crío en Dar es Salam hasta que su familia se mudó a Moshi. Reservó un rato para visitar TATU Project y la visita le trajo muchos recuerdos, que nos encantaría compartir con vosotros.

tanik_tatu_project_volunteer

Empecé en TATU Project porque quería pasar un tiempo trabajando en Tanzania. Había colaborado en un proyecto de microcréditos en Uganda y quería hacer algo con el conocimiento que había adquirido. TATU Project era completamente diferente de la anterior ONG con la que había trabajado. ¿Cómo explicarlo? La ONG de Uganda hacía cosas por la gente, mientras que TATU Project consigue que sea la gente la que haga cosas. Por ejemplo, en el caso del grupo Kazi na Sala, TATU quiere que el grupo camine hacia un objetivo, en lugar de recorrer el camino por ellas.

El enfoque holístico de TATU Project es bueno y malo. Otras ONG solo construyen escuelas o casas y son expertas en ese campo. Es más fácil centrarse en un único asunto, lo malo es que entonces la situación general de la comunidad no mejora mucho. El enfoque holístico es más difícil, porque hay que abordar todos los problemas que existen en la comunidad y eso hace que todo vaya más despacio. Sin duda, es más sencillo concentrarse en un problema y adquirir experiencia en un campo que trabajar de forma holística.

“¿Qué se puede conseguir con una reunión semanal?”

Al principio, me mostraba escéptico respecto a las terapias y actividades grupales, como los programas para fomentar la confianza en uno mismo y el desarrollo personal. Me parecía que no hacíamos lo suficiente, las reuniones solo tenían lugar una vez a la semana. ¿Qué se puede conseguir con una reunión semanal?

… Y, sin embargo, realmente vi cambiar a la gente.

we-grow-seminarwe-grow-seminar-2we-grow-seminar-3

(Las mujeres durante los seminarios de WE Grow)

Por ejemplo, había algunas mujeres víctimas de violencia doméstica que durante mucho tiempo no hablaron y casi no participaron en las reuniones. Pero, pasado un tiempo, el grupo se convirtió en un lugar seguro para ellas. Se notaba que se expresaban mejor en las reuniones. Además, las mujeres también formaron un grupo de amigas fuera de las reuniones: una comunidad que WE Grow ayudó a crear.

WE Thrive tenía los mismos efectos. Se veía cómo las mujeres se iban mostrando más seguras. Ellas mismas se daban cuenta de que tenían que asumir más responsabilidades. A veces, los problemas que surgen por el camino pueden tener un efecto positivo, por la sencilla razón de que hay que resolverlos y las mujeres se dan cuenta que son ellas quienes deben hacerlo.

Creo que TATU Project va por el buen camino. Pienso que las mujeres adquirirán poder y, al final, les irá mejor. El grupo será más poderoso. El proyecto habrá superado las dificultades y los baches que se presenten por camino. Creo que, al final, podremos dejar los proyectos en sus manos con total seguridad.

tanik_volunteer_tatu_project

El estudio de referencia

En el estudio de referencia que llevamos a cabo en 2014, entrevistamos a muchas personas de Msitu wa Tembo. Les preguntamos por el VIH, por sus ingresos, por los problemas de la comunidad, etc. De este modo, obtuvimos indicadores de cómo es la vida en el pueblo. El número de problemas individuales desciende con el desarrollo, estoy totalmente convencido.

Por ejemplo, durante el estudio de referencia, hablé con una familia. Su hija de 16 años no iba a clase porque tenía que ir todas las mañanas a buscar agua al río, ya que no podían pagar el agua de la fuente. Tarda dos horas en llegar al río y mucho tiempo en volver transportando el agua sobre la cabeza.

La violaron y agredieron varias veces de camino al río. Los agresores se esconden entre los matorrales, porque saben que ella pasa por allí todos los días para buscar agua. Desde el 2014, se ha trabajado para construir más pozos en el pueblo y el acceso al agua ha mejorado, pero nunca relacionarías el problema del agua con esa clase de situaciones terribles.

“Sentí la necesidad de hacer algo, pero no soy médico y me sentí realmente inútil en aquel momento.”

Durante el estudio de referencia, fuimos a una casa. Tenían una hija, era una familia bastante normal. La niña apareció completamente vestida con una sudadera grande, aunque fuera hacía 40 grados. La madre nos dijo que su hija padecía un problema en la piel, y le preguntamos de qué se trataba.

La madre se echó a llorar cuando la niña se abrió la sudadera con capucha y vimos que estaba completamente cubierta de ampollas. De la cabeza a los pies, como si fuera lepra. Tenía un aspecto horrible. Sentí la necesidad de hacer algo, pero no soy médico y me sentí realmente inútil en aquel momento.

Lo único que podía hacer era recomendarle a la familia que la hija acudiese a la caravana médica que tendría lugar dos semanas más tarde.

La niña fue a la caravana, pero los médicos no sabían qué le pasaba, así que sacaron fotos de las ampollas y se las enviaron a un dermatólogo que estaba en España. Él tampoco había visto nunca nada igual. Así que el médico de España empezó a buscar en Google enfermedades parecidas, y al final le recetaron un antiinflamatorio básico y le dijeron que volviese una semana después.

¿De qué sirvió mi ayuda al final?

El medicamento no la curó por completo, pero al cabo de una semana su piel estaba mucho mejor, ya solo tenía unas manchitas. Un mes más tarde volví a visitarla y tenía la piel casi normal, como si no hubiera pasado nada. Esta niña había sufrido por culpa de las ampollas desde que tenía diez meses hasta los siete u ocho años. Y gracias a que un tipo buscó respuestas en Google y, aun así, no resolvió realmente el problema, las ampollas desaparecieron. Ahora, cada pocos meses la familia compra antiinflamatorio y así mantienen la enfermedad a raya.

Si nos preguntas si hemos curado enfermedades cutáneas en Msitu, responderíamos que aún no hemos empezado… son cosas que están en perspectiva. Antes queremos medirlo todo. Pero, a nivel individual, TATU Project realmente cambia vidas.

Entonces, ¿cómo evalúo mi trabajo en TATU? Mi objetivo era iniciar el programa de microcréditos y, cuando me marché, ni siquiera había empezado. Desde ese punto de vista, no cumplí mis objetivos. Por otra parte, si le preguntas a la niña de la enfermedad en la piel si hice algo útil, respondería que sí. Aunque, básicamente, lo único que hice fue mandarla a la caravana.

tanik

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+